El mayor temor de un comediante, por Juan E. Fernández “Juanette” - Runrunes
El mayor temor de un comediante, por Juan E. Fernández “Juanette”

Ilustración de Alexander Almarza, @almarzaale

@SoyJuanette

Muchas personas creen que a los comediantes no nos da miedo y que justamente hacemos humor porque somos de teflón y todo nos resbala, pero realmente es todo lo contrario. Me atrevería a decir que la gran mayoría de los que hacemos humor tenemos mucho miedo.

Esta semana me tuve que enfrentar a ese maravilloso, pero al mismo tiempo aterrador espacio para probar chistes: los “Open mic”. Se puede decir que cada vez que tengo un open mic, o micrófono abierto, sigo una especie de ritual donde busco en libretas viejas, páginas de libros, grabaciones, y hasta en servilletas, ideas que anoté en algún momento y que puede que terminen en chistes o no lo hagan.

Para relajar me pongo a ver especiales de comedia y pódcast de humor, pero este domingo en particular vi de nuevo el episodio de El sentido de la birra, donde entrevistaron a Berto Romero. Y a los pocos minutos ya Berto decía: “Me aterran las open mic” algo que me hizo sentir que no estoy solo.

Y es que una de las cosas terribles de ese monstruo llamado open mic es que, en la mayoría de los casos, el público está integrado por comediantes. Por si eso fuera poco, los tipos se ponen en modo científico. Apenas se apaga la luz de sala y se enciende la del escenario, a tus colegas comediantes y standuperos les salen lentes, guardapolvos blancos y un postureo tipo Premio Nobel de Física.

Hay quienes toman nota de lo que está diciendo el compañero y hasta hacen caras de desaprobación, como si fueran un doctor que lee los estudios de un paciente terminal; algo que no me molesta, porque si el chiste es malo obviamente no se tendrían que reír. Pero lo que sí me molesta es cuando un chiste es bueno y los tipos no se ríen. Pero es que ni hacen mutis. Solo te ven con cara de circunspectos y ligeramente aprueban con la cabeza.

Y ustedes se preguntarán ¿por qué estoy escribiendo esto? Bueno porque necesito desahogarme. Hay un terror que tenemos los comediantes de cualquier parte del mundo, seas famoso o nunca llegues a serlo. ¿Sabes cuál es ese temor? Que un día, así no más, te levantes de la cama y ya no seas gracioso.

El otro día Eddie Murphy en una gira de medios (vía streaming), por la presentación de su nueva película Un príncipe en Nueva York 2, reveló por qué se alejó del cine durante casi 7 años. Resulta que le dieron dos premios Razzies por sus películas: Norbit y Tripulación Dave. ¿Qué son los razzies? Un galardón que se entrega a las peores producciones de Hollywood, la antítesis de los Óscars o los anti-Óscars, como también se les conoce. 

Murphy, en lugar de tomárselo como una sátira, que es realmente la razón por la que se entregan los Razzies, realmente se deprimió y se alejó por mucho tiempo. Afortunadamente volvió por la puerta grande con Mi nombre es Dolemite, que narra la historia de Rudy Ray Moore, el primer comediante de color.

La mayoría conoce la historia de Robin Williams, quien tuvo una vida marcada por las adicciones, justamente para lidiar con este miedo. Y qué decir de John Belushi, el astro de SNL que murió de sobredosis lidiando con sus demonios internos.

Bueno, seguramente la semana que viene vuelva a escribir una columna más graciosa que esta; pero por esta vez, les agradezco por permitirme contarles el lado oscuro de la comedia, que no tiene nada que ver con el humor negro.

Hasta la semana que viene.

Las opiniones emitidas por los articulistas son de su entera responsabilidad y no comprometen la línea editorial de RunRun.es

FacebookTwitterLinkedInShare