Falleció vecina de El Paraíso al impactarla una bala perdida durante tiroteo en la Cota 905 - Runrunes
Falleció vecina de El Paraíso al impactarla una bala perdida durante tiroteo en la Cota 905
Deisy Rivas, residente del edificio City Park, recibió un tiro en el estómago. La víctima estaba cocinando y su esposo la llamó por teléfono para pedirle que se resguardara. La tarde del viernes miembros de la megabanda del Coqui, presuntamente, intentaron tomar un comando de la Guardia

La madrugada de este sábado 20 de marzo, Deisy Rivas se encontraba en su apartamento, situado en un edificio de la avenida Páez de El Paraíso cuando fue impactada por una bala perdida que le impactó el estómago y le quitó la vida. Esta ama de casa fue víctima del intenso tiroteo, proveniente de la Cota 905, que se registró este viernes en horas de la tarde.

La mujer, de aproximadamente 55 años de edad, estaba cocinando en su apartamento, ubicado en el piso dos de las residencias City Park, en la avenida Páez de El Paraíso.

Ella llamó a su esposo la llamó por teléfono para avisarle que había un tiroteo en la Cota 905 y él le pidió que se resguardara. 

Los gritos de la ama de casa alertaron a los residentes de la edificación, quienes la encontraron en el pasillo, debido a que ella salió de su apartamento para pedir ayuda.

Los vecinos lograron trasladarla en un vehículo hasta el hospital Dr. Miguel Pérez Carreño, donde fue operada de emergencia. El proyectil le afectó el hígado, el colón y el páncreas. Deisy falleció en el recinto médico en horas de la madrugada de este sábado. La víctima tenía dos hijos que residen en el exterior.

Una tarde de tiroteo

Cerca de las 2:55 de la tarde del viernes 19 de marzo, funcionarios, por medio de sus radios, y vecinos comenzaban a denunciar de un fuerte tiroteo en la Cota 905, que se escuchaba también en las zonas cercanas como la avenida Nueva Granada, El Paraíso, El Cementerio, la autopista Valle-Coche, entre otras.  

De acuerdo con fuentes extraoficiales, presuntamente miembros de la megabanda del Coqui intentaban tomar un comando de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que está a la altura de El Pinar. Sin embargo, esta información no fue confirmada oficialmente.

Al parecer, funcionarios policiales fueron emboscados y se originó un enfrentamiento. Los efectivos dispararon desde el módulo hacia el barrio, desde donde disparaban los delincuentes. Se conoció que supuestamente un efectivo del Cicpc y tres oficiales de la PNB resultaron heridos.

El tránsito en la autopista Francisco Fajardo fue restringido y varios vehículos quedaron atrapados en el túnel hacia El Paraíso.

Assunta Feliciani, vecina de la víctima, contó que la trasladó en su vehículo hasta el Pérez Carreño, en vista de que no llegaba alguna ambulancia, presuntamente por el tiroteo. La víctima fue operada de emergencia, la bala le perforó el hígado, el colon y el páncreas.

“Ella solo nos pedía que no llamáramos a su esposo y que la ayudáramos. Todos le pedíamos que no se durmiera, ella estuvo consciente hasta que llegó al hospital. Tenía el impacto en el estómago”, dijo a Crónica.Uno.

Allegados a la víctima comentaron que tenía dos hijos, que viven fuera de Venezuela.

Aproximadamente a las 7:30 p. m. del viernes todavía los vecinos de El Paraíso escuchaban detonaciones esporádicas. Vecinos de residencias Victoria y el Conjunto Residencial El Paraíso, conocido como los marrones, reportaron balas perdidas dentro de los apartamentos.

“Yo estaba caminado hacia mi edificio cuando comenzaron los disparos, eran muy fuertes y cercanos comencé a correr, como varias personas que tenía a mi alrededor, fue un momento terrible, no sabía por dónde meterme”, contó una residente en El Paraíso.

En el túnel de El Paraíso varios conductores quedaron atrapados, debido a que los miembros de bandas criminales estaban disparando hacia la autopista.

Se conoció de manera extraoficial que cuatro cadáveres fueron arrojados por el bajante de los túneles que dan hacia El Paraíso. Se presume que son miembros de la megabanda Carlos Luis Revete, conocido como el Coqui, quienes al parecer rompieron los códigos del grupo delictivo al cometer robos durante el tiroteo.

Un hombre que transitaba por la autopista fue despojado de su moto. En un video aficionado se observó a la víctima suplicarle a los delincuentes que no le disparan, porque él “era médico del Hospital Clínico”.

Este viernes también hubo un enfrentamiento en el sector San Andrés de El Valle. Fuentes policiales indicaron que tres hombres fueron asesinados. Mientras que en horas de la mañana se enfrentaron miembros de la megabanda del Wilexis, en José Félix Ribas, Petare, con una banda rival que pretende tomar el control de la zona 6.

 

Heridos por otros enfriamientos en la Cota 905

 

El 28 de enero de este año otro enfrentamiento de la megabanda del Coqui con funcionarios paralizó las zonas cercanas como El Paraíso, la avenida Nueva Granada y El Cementerio.

Un hombre que echaba gasolina en una estación de servicio en la avenida Páez, cercana a El Torreón, resultó herido por una balada perdida. También un niño, que se encontraba en su casa, recibió una bala.

Una perro de raza dálmata, que estaba en la cama de sus dueños, en el edificio Delta de El Paraíso, murió por una bala perdida.

Las autoridades del gobierno de Nicolás Maduro no han tomado medidas con respecto al azote de la megabanda de la Cota 905 cuando suceden estás balaceras.

Vecinos de El Paraíso han comentado a Crónica.Uno que este grupo delictivo se ha convertido en un terror para la comunidad.

La Misión Independiente de Determinación de los hechos sobre Venezuela de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se refirió a Carlos Luis Revette, conocido como el Coqui, en el informe presentado el septiembre de 2020.

De acuerdo con su Investigación el líder de la megabanda, quién tiene de lugartenientes a dos hombres apodados Garbis y el Vampi, sobornó a los funcionarios antes de la Operación de Liberación del Pueblo en 2015 para que le pasaran información. Por este motivo, supuestamente, el huyó antes del operativo y no fue capturado.

La OLP inició el 13 de julio de 2015 en la Cota 905 para acabar con la actividad delictiva de la comunidad. Sin embargo, casi seis años después aún no han sido capturadas las cabecillas de esta megabanda.

Redacción de Yohana Marra y Lysaura Fuentes 

 

FacebookTwitterLinkedInShare