Runrunes de Bocaranda | La carta de Arreaza a la AFP… ¿de Cipriano Castro a Maduro? - Runrunes
Runrunes de Bocaranda | La carta de Arreaza a la AFP… ¿de Cipriano Castro a Maduro?

 FIRMA Y SELLO: JORGE ARREAZA

Debates sobre la libertad de expresión a nivel mundial hemos registrado muchos. Encuentros entre el poder y el ejercicio del periodismo, centenares. Luego del invento del alemán Johannes Gutenberg, en el siglo XV, nunca se ha detenido la línea que registra la confrontación entre la llamada libre prensa y los factores de poder político, no importa región, no importa tiempo histórico. Sin estimar quienes han caído en esa eterna confrontación, el final de todos esos encuentros, dolorosos en general, sangrientos inclusive, demuestra que es la libertad y la democracia los que salen finalmente triunfantes. La verdad se impone, por peso propio.

Esta reflexión viene al caso luego de leer (¡o perder el tiempo!, como me expresó un puntual amigo) la carta del canciller de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza Montserrat, dirigida a la agencia internacional de noticias Agence France-Presse, AFP, el pasado 10 de febrero y que, vaya Dios a saber por qué, hace pública 18 días después; con la incomprensible gafería de decir que recibió la debida respuesta, pero sin hacerla igualmente pública.

Arreaza pasa de favorito de Chávez a favorito de Maduro y saldrá del gobierno sin entender jamás cómo funciona la libertad de información, la autonomía de los medios frente a los gobiernos.

En esta oportunidad se ha buscado algún “pegaletras” para hurgar en la “Carta de buenas prácticas editoriales y deontologías” de la agencia AFP, y argumentar en contra de los trabajos que esa histórica agencia viene publicando sobre nuestro país.

Quién le haya escrito semejante y fastidioso bodrio, se va a ejemplos lastimosos y calamitosos. Arreaza argumenta en el escrito que “no es cierto que tenemos un sistema de salud en crisis” y, de tenerlo, es culpa de las medidas económicas internacionales en contra del régimen que preside Maduro. Como si esa verdad no fuera obvia, imposible de esconder, por razones de carencia de gestión y absoluta discrecionalidad en materia de corrupción, registrada ya por decenas y decenas de videos, fotografías y declaraciones de profesionales del sector salud.

Señala después que “la narrativa sobre nuestra crisis humanitaria es fabricada, que la divulgación que la agencia hizo sobre el anuncio hecho por el propio Nicolás Maduro sobre un supuesto descubrimiento venezolano para curar la COVID-19, llamado Carvativir, crea un clima de desconfianza e incertidumbre, afectando la credibilidad sobre su efectividad”.

Mientras tanto, ningún especialista epidemiólogo, venezolano o extranjero, puede dar pruebas científicamente avaladas sobre su proceso de gestación, evolución y final efectividad.

En este tema al audaz canciller de Maduro se le fue el norte al comparar el tratamiento que ha tenido en AFP la vacuna de la farmacéutica Pfizer con la criolla y desconocida Carvativir.

Las dos preguntas que, en una verdadera rueda de prensa, no controlada, yo haría al respecto serían, palabras más, palabras menos, así:

1. ¿Cuál es el ente autónomo, internacional, solvente a nivel estrictamente científico que reconoce el anuncio del presidente Maduro como una de las soluciones reales y efectivas contra la actual pandemia?

2. ¿Quiénes integran y quién lidera el equipo de expertos y científicos que tienen la responsabilidad de desarrollar el Carvativir?

Creo que ni Maduro, ni Arreaza, ni nadie debidamente calificado en Venezuela, podrían darle al país respuestas, ni positivas ni precisas al respecto. Lastimoso, muy lastimoso. Los franceses que recibieron la carta del canciller de Maduro también han debido prestar atención a la queja en cuanto a un trabajo que publicó la agencia sobre la lamentable necesidad que tienen los venezolanos que viven en el extremo oriental del país de comprar alimentos en Trinidad y Tobago, luego de peligrosas travesías.

Video Naufragios y tráfico humano, la peligrosa travesía por mar de Venezuela a Trinidad y Tobago | Canal de AFP Español

Se le reclama a la agencia que en lo publicado no se consideró el involucramiento de las mafias de tratas de personas que explotan a la población. Bárbaro, el canciller, al olvidar en esta argumentación que el desarrollo, consolidación y operación de las mafias actualmente en el país está estrechamente ligado al soporte del régimen mismo, de estar cercano a cuotas de poder real, a tener vínculos con el funcionamiento de los ZODI, de las REDI, de las ADI, a vanagloriarse de cultivar intereses, coberturas de territorios, áreas de actividades con grupos y organizaciones criminales tenidas como socios y con dirección desde el país vecino de Colombia o desde nuestras cárceles nacionales.

Con castellano verdaderamente gomoso o pastoso, las últimas líneas de la carta a la AFP las dedica Arreaza al bloqueo naval que nuestra historia registra en los inicios del siglo XX, ante lo cual, insólito, el ministro Arreaza deja ver cómo la agencia misma, que para entonces se llamaba Agencia Havas, también justificó esa “agresión imperialista”. Es decir, el régimen de Cipriano Castro y el de Nicolás Maduro, con 119 años de por medio, en la misma cuadratura del círculo.

¡Sorprendente…! Luego de citar a Sartre (me pregunto: ¿cómo sería el comportamiento del canciller Arreaza en un diálogo abierto sobre filosofía existencial e historia de Venezuela con, digamos, los colegas y amigos Luis Garcia Mora y Elías Pino Iturrieta, por solo nombrar dos colegas?).

Runrunes de Bocaranda | La carta de arreaza a la AFP… ¿de Cipriano Castro a Maduro?
La carta a la AFP que Jorge Arreaza difundió desde su cuenta de Twitter. Foto: @jaarreaza

¡Me quedo sin respuesta, de verdad…! Así, palabras y más palabras, el canciller decide finalizar exigiendo “el cese del maltrato informativo.” He consultado algunas fuentes cercanas al régimen y se me señala que en nuestra Cancillería no hay un solo profesional capaz de hacer tal tejeduría de sandeces y mentiras y, en efecto, dicho texto es de elaboración foránea, extranjera o por forasteros disfrutando del gobierno aquí adentro.

¿Esos mismos “asesores” estarán leyendo lo que cotidianamente publica el ABC de España, La Nación de Buenos Aires, El Tiempo de Bogotá, The New York Times y The Washington Post de Estados Unidos? De ser así, el volumen de cartas que se deben estar preparando en algún rincón del planeta en defensa del “pueblo de Venezuela” debe dar para varios volúmenes.

Es imposible, definitivamente, que los protagonistas responsables de una dictadura, bien de izquierda, bien de derecha, entiendan cómo funciona la libertad de expresión, la libertad de prensa. Por lo demás, buscaremos conocer la respuesta de AFP. Mientras tanto seguiré leyendo los medios internacionales donde la censura, el miedo, la amenazante prisión o juicios con el guion montado, no tienen lugar y pueden escribir lo que a bien tengan. Sin siquiera ser llamados tarifados o enemigos de la revolución.

Lo que está muy claro es que la realidad, sus verdades y consecuencias, no se puede esconder por el solo capricho de un sicofante.

FacebookTwitterLinkedInShare